Algo se muere en el alma…

Quieras que no, el amor es así. Cuándo lo buscas, no lo encuentras. Ya puedes tener tinder o adopta un tío… que no. Y cuándo la desidia gana la batalla y decides simplemente pasar, aparece.

Hace ya más de 5 años que te conozco, y parece que fuese ayer. Creo que hay una diferencia muy grande entre el amor y el enamoramiento. 

Cuando te enamoras, todo es de color de rosa. No hay defectos, todo es perfecto.¿Quién no disfruta el tonteo inicial? Esas conversaciones que te dan la vida, que te mantienen despierto hasta tarde, esos comienzos en los que tu “yo de antes” muere y aparece un nuevo yo capaz de hacer cualquier cosa. Pero pasado un tiempo, decae. Y mucho.

El amor es diferente. Empieza titubeante, con miedos. Con los “que dirán”. Con los “y si…”. Y juntos, en una especie de ensayo-error, se van sumando puntos. Puntos que en un momento el destino pone en una balanza que decidirá si esto sigue adelante o no. Se refuerza, se hace más fuerte. Y lo que antes fueron dudas, ahora no existe. Y los pequeños defectos se aceptan y se adoran.

Recuerdo las primeras salidas, emocionantes. Esas noches en vela, de locuras y conversaciones hasta casi amanecer. Salidas al extranjero. ¡ Cómo cuesta “comer” fuera de casa! Y hasta preocuparme cuando otro se te acercaba y yo estaba cerca.

Todo el que te ha conocido coincidirá conmigo: tienes carácter. Y es verdad que hemos compartido con más de los que probablemente lean esto. Gente que estuvo, gente que está, gente que quizás pase un día de cotilleo y se ría al leer esto…

Te engañaría si dijese que todo han sido flores… Hemos tenido nuestros más y nuestros menos. Nada en la vida es eterno, salvo quizás el amor. Y entiendo que tengas que marcharte, pero por otra parte me jode no poder disfrutarte más. Nos cruzaremos por la calle, y llegará el día que pueda mirarte y sonreír recordando todo lo que hemos pasado juntos.

Quieras que no, te voy a echar de menos KIA RIO (rayito).